martes, 22 de septiembre de 2015

PRIMAVERA DEMOCRÁTICA


En el día de la primavera voy a hablar de la Primavera Democrática.
La primavera se distingue porque termina con ella un tiempo frío y sin flores. Y es la estación de clima más agradable y con una naturaleza más exuberante. Estoy hablando de la primavera física, aunque esto ya no siempre se cumple. Los seres humanos hemos destruido buena parte de nuestro Planeta Tierra.
Siguiendo esta pauta primaveral vamos a llegar a la Primavera Democrática.
Nosotros pasamos del invierno de una fuerte dictadura a una transición con indicios y brotes primaverales (ejemplos, El Marzo Paraguayo y los dos años de gobierno de Lugo), pero con una mayor manifestación de indiferencia o una conciencia muy fría y  dormida y todavía sometida. Añadamos otras señales como algunas manifestaciones de protestas y denuncias. Pero todo es pronto sometido y olvidado y reprimido por el gobierno actual al que no le importa caminar hacia un invierno dictatorial, con tal de aumentar las ganancias de los que ya son poderosos en economía.
Pero, la semana pasada ocurrieron dos señales que nos sacudieron.
Antes, en Chile, ocurrió un terremoto físico de una intensidad no conocida desde hacía años. Nos sentimos doloridos y  solidarios con el país hermano.
El viernes 18 en Paraguay, participamos de una manifestación joven  que superó lo que pensábamos pudiera ser. La parte más nueva y primaveral de  nuestra sociedad se mostró con fuerza como una realidad hermosa y un aviso a la decrépita clase política moribunda de corrupción, que tenemos.
Por supuesto que fue sólo un brote. Pero nació la flor. Ahora nos queda que no nos la destrocen y que crezca y se fortalezca. En lenguaje político, que sepa medirse con un MEC lleno de planes decrépitos y consiga la Primavera Educativa que necesitamos.
Su ejemplo nos llevará a una Primavera en Salud, una Primavera en la causa campesina, etc…
¡Feliz Primavera Democrática!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada