jueves, 3 de septiembre de 2015

HAY DÍAS DE OSCURIDAD




Como aquel miércoles  26 de agosto cuando los policías de este gobierno  entraban en la carpa donde yacían crucificados 20 choferes de la línea 49 y los herían con balines de goma, creando momentos terribles de desesperación.
Y en esa oscuridad  brota siempre la eterna pregunta “¿Cuándo terminará tanta injusticia? La del gobierno y la de particulares.
En clave cristiana, “¿Cuándo vendrá de  nuevo Jesús para vivir todos en luz y felicidad?”
Nos equivocamos cuando nos preocupamos más de saber la fecha exacta de cuando eso ocurra que de la realidad  de un hecho cierto.
Además, debemos clarificar este hecho de la venida triunfante de Jesús porque lo pensamos como independiente de nuestra existencia terrena. Sin embargo, y en realidad,   será  el triunfo de todas las solidaridades. Vendrá Jesús y vendremos nosotros con Él.
Paralelamente, J.A. Pagola habla de convicciones que nos llenan de esperanza.
“La primera es que la historia apasionante de la humanidad llegará  a un  triunfo.  Esta vida como es ahora  no será para siempre. Un día llegará la  Vida definitiva sin espacio ni tiempo. Y viviremos en el Misterio de Dios”.
Aquel día Jesús nos traerá consigo lo salvación de Dios. El evangelista Marcos no habla  aquí de juicios y de  condenas. Viene a reunirnos a todos.
Tercera convicción: las palabras de Jesús no pasarán. Seguirán, mientras, alimentando la esperanza de sus seguidores y el aliento de los pobres.
Y todo esto, en germen, lo vamos construyendo ya mientras vivimos en la tierra.
Y terminamos con Pagola.
“Lo  cristiano no es la destrucción al final de la  vida, sino la creación  nueva del universo y el comienzo de la verdadera  existencia. Al final está Dios. No cualquier Dios sino el Dios revelado en Jesucristo”.
Y lo más grande: ahora, el día que Dios nos llame, comenzará ya en plenitud, para Ud. y para mí, todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada