viernes, 11 de septiembre de 2015

EL MINISTERIO DE TRABAJO NO ES UNA ONG


Y lo digo con todo respeto a las ONG, pero el Ministerio de Trabajo tiene como objetivocon autoridad algo tan noble como que el trabajo se realice sin peligro para las personas, sin abusos, con salario justo y sin sufrimientos. Lamentablemente el Ministerio de Trabajo,  por el egoísmo y el poder económico y político patronal, deja de ser eso hoy  en el Paraguay.
El  Ministerio de Trabajo a  su favor tiene la  Constitución y el Código laboral, en el que se  fija en concreto las condiciones, derechos y deberes, de los trabajadores.
A propósito de los 20 compañeros crucificados, algunos con los labios cosidos con  clavos, y todos ahora en huelga de hambre, encuentro  al Ministerio de Trabajo como influenciado por el diputado Celso Maldonado dueño de la línea 49,  que prohíbe sindicato independiente en su negocio y cesó en el trabajo a 50 choferes que lo integraron. Es el poder fuerte  y no se toma ninguna medida para llevar adelante un diálogo. El patrono marca para su bien las decisiones.
En las actuales circunstancias los trabajadores más pobres, más explotados, que no tienen  otra ayuda ponen sus esperanzas en el sindicato cuya existencia depende del Ministerio de Trabajo y de la influencia de esta institución para frenar  los abusos patronales.
Los crucificados dejaron en la mesa de entrada del Ministerio el documento para la firma del sindicato el 30  de junio. Hasta ahora no han tenido respuesta. Hace dos semanas se renovó. No han tenido respuesta. ¿Por qué?
Me dijeron que antes abandonaran la vereda del Ministerio y se lo daban porque los comercios cercanos protestaban  por su presencia. Esta no  es razón ni para darlo ni  para mantenerlo sin dar. Significa no caer en la cuenta de los mucho que se están  jugando los crucificados (salud y puesto de trabajo).

Exigimos  ya pronta solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada