miércoles, 9 de septiembre de 2015

DIPUTADO CELSO MALDONADO, LÍNEA 49




Me dirijo a Ud. como a una persona pública con todo respeto por su investidura, pero también  recordando aquellas palabras cuando  juró ante Dios de servir a la Patria tal como lo marca la Constitución y añadió estas palabras “Si no lo cumpliere que Dios y la Patria me lo demande”.
Ud. es persona pública que debe de ser un ejemplo ante la sociedad, en lo privado y en su profesión. Y por supuesto, en el desempeño del cargo que tiene.
En  su empresa de la línea 49 se han descubierto una serie de irregularidades, que dejo al Ministerio del Trabajo que, si no es corrupto,  debe de velar por que se cumpla el Código Laboral.
Pero, por TV le escuché decir que había despedido a algunos choferes porque tenía sobrantes de ellos y pronto contrató a otros. Perdone, pero propiamente despidió a más de 50 de ellos cuando quisieron formar un sindicato como les da derecho  en su artículo 96 la Constitución que Ud. juró.
Y estos compañeros choferes de su empresa no teniendo otra defensa ni institución que los defendiera (el Ministerio de Trabajo había encajonado el documento de formación de sindicato) decidieron, la mayoría hace dos meses, y medio crucificarse o coserse los labios con grandes clavos. A lo que, últimamente, se añadió la huelga de hambre que ya  lleva dos semanas.
Señor diputado Celso Maldonado, este no es el mayor problema que soporta ahora nuestra Patria del Paraguay. Pero, es un problema al que hay que darle ya solución por humanidad y respeto a nuestra Constitución.
“Todos los trabajadores  públicos y privados tienen derecho a organizarse en sindicatos, sin necesidad de autorización previa” (art.96).
Readmita en su empresa a los choferes todos que cesó en ella.
Señor diputado Celso Maldonado, su Patria, que es la  nuestra, necesita que sea Ud. generoso en servir a sus representados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada