miércoles, 3 de junio de 2015

LA VIDA ¿RENDIMIENTO O REGALO?




Es una de dilemas más sugestivos  del  mundo moderno.
Por tendencia generalizada, por educación, por exigencia  de la competencia, inclusive por creencia religiosa de que la prosperidad económica es una bendición que Dios da, en esos tiempos modernos se insiste mucho en el sentido, programado y rentable de la vida.  Por eso se ignora, o simplemente se desprecia como “como cosa de  pueblos atrasados”   el bien vivir de los pueblos indígenas.
 Esta actitud lleva consigo algunas fuertes consecuencias. Discriminación religiosa y humana a quienes no crecen económicamente y stress en quienes creciendo constantemente quedan humanamente destrozados. Inclusive nos está levando a la destrucción de la naturaleza
En el fondo, como causales están la ambición fomentada en los ricos, porque pueden, y el ansia de sobrevivencia en la mayoría de empobrecidos.
Por otra parte está la  vida como regalo. No se la concibe  como una fábrica personal o  colectiva de bienes sino como un aprendizaje de aspectos de humanidad que con los años nos van perfeccionando. Además  es respetuosa con la naturaleza.
Un  caso claro de estas dos visiones de vida la palpamos este año en una comunidad indígena, con varios miles de hectárea con abundante bosque, donde vivía felices y que desde el gobierno, y por presión de sojeros y ganaderos, quisieron desalojar con la excusa que eran terrenos improductivos.
La visión de la  vida que tiene como meta la programación para rendir lo más  posible es ciertamente más  activa y enriquecedora, pero en su exageración productiva actual nos vacía de contenidos y de valores.
La visión de la vida como regalo gratuito nos iguala más a todos y nos hace más felices, siempre que lo esencial esté asegurado.
Para  los que tenemos Fe esta segunda  visión nos hace descubrir el padre-madre misericordioso que es Dios, y haciéndonos contemplativos de su obra, nos acerca más a Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada