martes, 2 de junio de 2015

LA SOGA QUE NOS VA A AHORCAR


Me preocupa el crecimiento de nuestra deuda externa e interna mientras los impuestos internos necesarios siguen congelados. Es carecer de la capacidad aprender de lo que causó la ruina a otros, por ejemplo a la Argentina, y empeñarnos en imitarlo.

Nuestra deuda interna y externa era más bien baja. Esto era como un tesoro.
Pero, después del golpe parlamentario Federico la aumentó con la venta de bonos por 500 millones de dólares. Inclusive Federico ni sabía entonces para qué los pedía. Lo hizo para maquillar un poco la imagen del Paraguay en el exterior aconsejado por los bancos. Los resultados positivos de esta venta de bonos no se han visto todavía. Tal vez se usaron en pagar deudas del momento. Lo cierto es que se han diluido sin dejar huella.
Y recuerden una distinción muy clarificadora. Los préstamos vienen con un fin concreto que sí o sí hay que cumplir. Los bonos se usan en el gasto de la plata que significan a discreción del gobierno.
Ahora Cartes va a lanzar nuevas ventas de bonos. Con ello nuestro endeudamiento se irá acercando y pasará los 5.000 millones de dólares.
Además, toda deuda es como sagrada y hay que pagarla. En su cantidad prestada y en sus intereses y en su renegociación, si no se devuelve, con unos intereses mayores. Los fondos buitres son aquellos fondos ansiosos de quedarse con la renegociación de la deuda duplicándola o más.
Así nuestro futuro económico se hipoteca. Ahora pagamos ya 400 millones de intereses en dólares al año, siguiendo la deuda casi intacta. En el 2023 serán mil millones de dólares. Los años siguientes los intereses crecerán y la deuda sigue casi intacta hasta que se devuelva.
¿Qué futuro hipotecado estamos preparando a nuestros hijos? Llegará así un momento en el que viviremos para pagar una deuda que ya nunca se acaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada