lunes, 29 de junio de 2015

¿HEMOS DEJADO DE TENDERNOS LA MANO?


La naturaleza y los seres humanos siempre hemos estado relacionados. Sin  embargo el Papa Francisco, en su Carta “Loato si” en el nº 106, distingue como dos modos en este relacionamiento.
 En uno, se trata “de recibir lo que la  naturaleza de suyo permite, como tendiendo la mano” para nosotros recibirlo.
 En cambio el otro trata “de extraer todo lo posible de la naturaleza por la imposición de la mano humana, que tiende a ignorar y olvidar la realidad misma de lo que tiene delante.”
 Y concluye Francisco, sacando las consecuencias: “Por eso, el ser humano y las cosas han dejado de tenderse amigablemente la mano para pasar a estar enfrentados.
Es el presupuesto falso de que «existe una cantidad ilimitada de energía y de recursos utilizables, que su regeneración inmediata es posible y que los efectos negativos de las manipulaciones de la naturaleza pueden ser fácilmente absorbidos”
 Por eso, decimos entonces que “está ante todo la tendencia, no siempre consciente, a constituir la metodología y los objetivos de la tecnociencia en un paradigma de comprensión que condiciona la vida de las personas y el funcionamiento de la sociedad.”
 Y el Papa saca las consecuencias: la degradación del ambiente, y el condicionamiento de los estilos de vida orientando las posibilidades sociales en la línea de los intereses de determinados grupos de poder.
“Se volvió contracultural elegir un estilo de vida con objetivos que puedan ser al menos en parte independientes de la técnica, de sus costos y de su poder. De hecho, la técnica tiene una inclinación a buscar que nada quede fuera de su férrea lógica, y el hombre que posee la técnica sabe que, en el fondo, esta no se dirige ni a la utilidad ni al bienestar, sino al dominio; al dominio, en el sentido más extremo de la palabra”.

Por la técnica enfrentamos a la naturaleza.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada