viernes, 19 de junio de 2015

ESTAMOS EN UN PROCESO




Esta frase del título tiene  dos interpretaciones.
En ocasiones me la  dan como una excusa cuando urjo que existe demasiada apatía, que no avanzamos, que los corruptos campan a sus  anchas con total impunidad.
Equivale a decirme que no tenga prisa que alguna vez todo esto se remediará. No me dicen cuándo ni cómo. Pero, en realidad lo único que me dicen es que aguante. Ese aguante del que ya estamos bastantes hartos y con ganas que desaparezca.
Pero, también tiene otra interpretación.  La vida humana está viva. Hoy no es como ayer. El futuro no es la acumulación de todos los presentes sino un camino recorrido cada día con el influjo de fuerzas que no conocemos, que lo hacen difícil de dominar.
En este sentido “Estamos en un proceso”  nos anima  al “Carpe diem”, que  no se aplica solamente al placer epicúreo del poeta romano sino, también a la política, a la economía.
Nos encontramos por lo tanto con dos  respuestas y las dos debemos de saber  interpretarlas.
Pienso que la  interpretación de mero  aguante debemos de rechazarla porque adormece.
Sin  embargo tiene un matiz de  la recta paciencia que es positiva. No sé si es un proverbio chino, pero es verdad que “La paciencia nos hace fuertes”. Es como  una espera, por un tiempo, acumulando la fuerza que se acumula de  nuestros grandes deseos frenados en su acción.
Y, en cuanto a la segunda que habla de la vida llena de creatividad y del influjo de fuerzas que no conocemos hasta que brotan en una dirección centrífuga no tenemos que tenerle miedo.
Sin embargo, también aquí, el ser humano ha de mostrar que es el rey de la creación. Es necesario avanzar con un plan de metas medios y horizontes. Aunque a estos planes la misma realidad los rompa mil veces para otras tantas rehacerlos en escalas superiores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada