jueves, 18 de junio de 2015

ES UN ROBO LOS 3.400 DE LOS COLECTIVOS


¿Qué nos está pasando? Aguantamos y aguantamos. Y aplico esto a toda la gama del 90% de la población paraguaya en una escala de sometimiento creciente a medida que se acerca  y llega a la extrema pobreza.
Somos como ovejas camino del matadero. Todos los días estamos en un régimen de sometimiento desde las 5 de la mañana cuando desde Luque, Capiatá, Itaugua, Aregua, Ñemby o Limpio  usamos el colectivo, muchos de pie o colgados de las estriberas dos horas, para llegar  a tiempo al trabajo.
Y hablando de colectivos, ¿por qué esta subida del boleto a 3.400? ¿Por ser un coche nuevo, cuando el estado ha dado de una vez a cada empresa 30.000 dólares para su adquisición? Además los dueños son políticos, cuya fidelidad a Cartes ha sido comprada con este regalo de plata del Estado.
Y lo que más me admira es que la gente aguanta y aguanta. Y más todavía me admira que no haya una persona, ni un grupito pequeño de “rebeldes” que públicamente  se constituya en referentes de un “Esto se acabó”.
Y todavía hay más. Cuando hablo de alternancia para  cesar a los partidos tradicionales, no encuentro eco real. La alternancia, por ejemplo en la Intendencia de Asunción, sería una  victoria pequeña, pero sí un símbolo de que somos capaces del cambio. Esta alternancia está ahora en manos de los partidos y movimientos de izquierda y progresistas, y por discrepancias  en sus  cúpulas no acaban de unirse.
Añadan  a esto todo lo de confuso e injusto que tenemos en el actual Paraguay en los campos políticos, judicial, económico y laboral y entonces vuelve la pregunta que nos hicimos frente a ese precio de colectivo que recibe del gobierno 30.000 dólares y que cuesta 3.400 y dicen que llegará a 5.000 para los colectivos vips.

¿Por qué, hasta ahora,  aguantamos tanto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada