martes, 30 de junio de 2015

EN EL FÚTBOL NO TODO VALE




Me estoy refiriendo a las altas esferas en el que los fallos de los dirigentes de  la FIFA pertenecen al género de delitos  en manos de la Justicia. Recuerdo los chantajes, compras de partidos, compra de sedes para   competiciones mundiales o (para seguir  con delitos  económicos) a la compra de  campeones  en la copa del mundo. Y hablo de acuerdo a referencias que de estos delitos he estado leyendo o viendo en la TV. Y, por supuesto, quedando todos estos  actos  delincuenciales sin castigo porque tendrían que abarcar a demasiadas personas importantes.
Pero, sobre todo y ahora, a la conducta de los jugadores en competiciones, en una de las cuales ha habido partidos en los que todo valía, como en la última Copa Sudamericana de Fútbol en Chile.
Hemos contemplado entradas violentas por delante y desde atrás, patadas de todo tipo que pudieran haber  causado fuertes lesiones, empujones  clavando el codo en la cara del  contrario, puñetazos e insultos,  tocamientos para  poner nervioso al contrario etc…etc…
Añadamos dos cosas más.
Acosos al árbitro defendiendo una inocencia de ataque, que minutos después era  mostrada abiertamente y con toda su crudeza por la televisión.
Simulaciones de golpes recibidos  que ni los  mejores actores harían mejor. Repito: en estos casos la TV es la que mejor muestra al instante lo que pasó en realidad. Recuerdo una reacción simulada de  dolor “terrorífica”, en la que un primer plano mostraba, mientras aullaba y se retorcía,  que con el ojo derecho abierto miraba atentamente  la reacción del árbitro para seguir la comedia “de dolor” o reintegrarse al juego.
Lamentable todo esto que he descrito por varias razones.
Porque estos hombres haciendo deporte nos creen tontos a los espectadores que  los vemos por el televisor.
Pero, sobre todo por el ejemplo de violentos, mentirosos y mal educados que dan a la juventud que los contemplan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada