jueves, 11 de junio de 2015

EL DICURSO DE CARTES EN ESPAÑA


“Nosotros exportamos la pobreza a España y recibimos capacidad. Nos está faltando gente preparada”.
Esto puede significar que el estado sabiamente envía gente no preparada a España y allí nos las forman y reenvían y ya preparadas ocupan  puestos claves de trabajo a su vuelta.
 Con todo respeto, pero  esta interpretación es falsa. El Estado paraguayo no se preocupa en absoluto de los emigrantes.  Estos huyen por sus propios medios buscando un trabajo que aquí no tienen.
 Y, en España no nos forman  sino que a unos los devuelven al llegar y otros se quedan haciendo labores que no  quieren los  españoles.
Por supuesto que muchos abren los ojos y se concientizan.  Por eso el Estado paraguayo, que  nunca se ha ocupado de ellos, tiene miedo de sus votos en las elecciones y hace todo lo posible para que no cumplan ese deber cívico. De alrededor de un millón o más en todo el mundo, solamente 20.000 emigrantes pudieron votar de  hecho.
Entonces, ¿qué quiso decir Cartes?
Si pretendió decir la verdad, algo por este estilo diría.
“Nosotros somos una fábrica de pobres. Ellos costean con su IVA una  buena parte del presupuesto, por eso no ponemos muchos  impuestos que existen en otros países. Estos empobrecidos todavía no nos molestan demasiado aunque tengan mal servicio médico y carezcan casi de medicamentos. La educación es de baja calidad y eso de las universidades garaje fue un gran invento para que se mantengan ocupados sin aprender demasiado. En mis fábricas no hay sindicatos y tampoco en muchas. Si  molestaran tengo poder para militarizar ese Departamento y frenarlos por el  miedo.
Inviertan en el Paraguay y usen y abusen. El Pueblo, en estas condiciones  que dije antes, aguanta todo”.
Las empresas piratas, que las hay y muchas aplaudirán. Los empresarios serios, que también los hay, nunca invertirán en el Paraguay.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada