martes, 12 de mayo de 2015

JUNTOS PERO, TODAVÍA, NO UNIDOS


Lograr que exista un Pueblo con metas colectivas comunes, apoyadas por el compromiso de organizaciones juntas y unidas no es fácil.
No es el resultado de un hecho. Puede nacer de él, pero es un largo proceso en el que se van dando etapas. Ojalá estas etapas sean siempre hacia delante, porque de otra manera el proceso no serviría para nada porque se haría interminable.
 Comienza por la concienciación de pocos y a su alrededor van como cristalizándose grupos. Etapa de una división inclusive continuada. Pareciera que esos grupos solamente dan grupúsculos crecientes y siempre menores. Etapa desesperante porque llegamos a creernos que nacimos para dividirnos.
Hasta ahora o hasta hace muy poco este pareciera ser el sino de nuestro país.
Pero vamos avanzando en el proceso.
De la tendencia centrífuga, estamos pasando a la centrípeta o al menos comienzan a darse las dos.
Esos grupos,  unos pequeños y otros más grandes, sienten la necesidad de ser mayores. Es demasiado pronto para fundirse en uno sólo, pero se yuxtaponen en alianzas (más o menos pasajeras) o en plataformas, que duran más porque van adquiriendo ciertas formas comunes.
Y comienzan a caminar juntos. Curiosamente las bases entonces corren más que  las cúpulas, pero estas tienen demasiados impedimentos para  integrarse demasiado. Por problemas de toda índole. Ideológicos, personales, históricos, económicos, organizativos, etc, etc.
Algunas formaciones ya casi caminan juntas. Pero todavía no están unidas. Y conste que pongo como meta la unión verdadera en la que cada uno conserva su propia identidad.
Alguno me comentó sobre este tema, que esto ocurrió el primero de Mayo por los alrededores del Panteón de los Héroes.
Grupos por separados y grupos juntos pero no unidos. Aspectos  de unidad muy valiosos, pero todavía incipientes.
Incipientes, pero que ya son un adelanto para lo que había antes.
Recuerden que estamos en un proceso hacia delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada