miércoles, 18 de marzo de 2015

ME DA VERGUENZA DECIRLO


 Ha comenzado la semana con dos noticias que me dan vergüenza decirlas por lo que representan de inequidad e injusticia en  nuestro querido Paraguay  y que muestra el olvido del Gobierno y del  partido que lleva gobernando sesenta años.
La primera noticia viene de  la clínica del Bañado Sur, barrio de San Cayetano. Piden con urgencia  medicinas, porque no las hay. Y medicinas tan primarias como crema de Betametasona. Las víctimas son niños pequeños que por, la contaminación aire (el viento  esparce sobre nuestras cabezas las miasmas de Cateura), por la salida de las aguas de los baños a las calles (no tenemos alcantarillado para eso) y por la carencia durante días  de agua potable en barrios internos, tienen la piel de brazos, cabezas y cuerpo llenos de erupciones, que crean pus, por no haber medicamentos adecuados.
En cualquier país como Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador, bastaría esta denuncia para que hoy mismo una delegación de salud fuera al Bañado Sur llevando  remedios. Pero, para este presidente y su  partido, parecería que esto no importa.
Segunda noticia: Oñondivepá del Bañado Sur es un centro de atención a niños pequeñitos, que de  noche sirve para escuela y colegio para madres, que por embarazo precoz tuvieron que dejar sus estudios y ahora lo retoman. No hay sillas para estas madres. Tienen que estar de pié  o sentadas en sillitas de niños de 5 años. En cualquier país como Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador, hoy mismo una delegación del  MEC se haría presente con un camión de sillas.  En    nuestro esto no ocurre.
Lo mismo sucede en el colegio Clara Piacentini. Desde hoy tienen que pagar las sillas diariamente a una empresa.
Me da vergüenza escribir todo  esto.  Y como cada día vamos peor, he decidido hacer más fuerte las denuncias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada