viernes, 13 de febrero de 2015

¿EN EL 2015 SE JUEGA EL 2018?




Me sonó a un poco exagerado al pie de la letra cuando me lo dijeron. Pero, creo que va a influir.
Los regímenes que continúan pegados como una lapa y  se resisten a irse (véase el ejemplo de la dictadura) no se hicieron de una vez. La dictadura nació sin saberse o sospecharse de a dónde iba a llegar en monstruosidades. Pero, ciertamente, hubo en ella  momentos en que pudo haberse debilitado o desaparecido a los comienzos. Y esos momentos fueron desperdiciados por desidia. De ser fuerzas en contra, se convirtieron en piezas de fortalecimiento.
Estamos en unas circunstancias en las que nos están llevando hacia un modelo de Paraguay al que no queremos ir. Al menos los que nos decimos progresistas o de izquierda. Hay diferencias entre ambos,  pero el norte último, la UTOPÍA, tiene el mismo rostro.
El modelo que no queremos, a trancas y barrancas, se mantiene hasta ahora.

Y en 2015,  las elecciones municipales pueden significar dos cosas.
Una, que el aparato del gobierno actual apoyado por la compra venta de votos y de favores que ya ha comenzado en los barrios pobres de alguna manera con una plata que ya existe,  logre poner intendentes mayormente gubernamentales. Así, ciertamente  y con  los MCS se refuerza el modelo actual.
Otra, que el malestar y hartura y repudio que ciertamente existe contra  este modelo de gobierno actual, madure y logren mayoría intendentes opositores. Algo parecido a lo que ha ocurrido en Uruguay a nivel nacional desde hace más de diez años.
Esta segunda opción puede ser no solamente un párate a la política actual, sino también que se abandone  el plan de repetición de mandato.
En el 2015 tal vez no se juegue totalmente el 2018. Pero el partido del gobierno  puede llegar debilitado
El artículo de mañana  es “El contacto con los marginados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada