martes, 17 de febrero de 2015

CUARENTA DÍAS PARA APROVECHARLOS


Con la ceniza impuesta en el día de hoy comienzan los cuarenta días de cuaresma. Si todos los días son Navidad o Resurrección, también todos los días del año deberían de ser Cuaresma.
Sin embargo, nos hace bien, para mejor aprovecharlos, el dividirlos en cada una de sus partes.
Cuaresma es tiempo de preparación para la Semana Santa y ésta es la plenitud de Jesús en su Vida y en su Resurrección.
¿Cómo puedo yo prepararme para algo tan grande?
Desde la Fe y desde la vida humana solamente  existe  el camino de  la escoba para  quitar de en medio lo que es basura.
Hemos de sincerarnos sobre lo que debimos de haber hecho y no hicimos. Esto se llama faltas de omisión. Si el Paraguay no anda bien, es que todos dejamos mucho bueno por hacer. Aquí entra la denuncia que no hicimos, la acción en la que estuvimos ausentes. La palabra de ánimo al compañero, que dejamos de dar por pura vagancia.
Aquí, también, hemos de sincerarnos en lo que hicimos mal.  Esto generalmente lo hacen quienes menos mal hacen. Es curioso. Los verdaderos corruptos, narcos, ladrones de guante blanco, etc.… ya parecen que perdieron la conciencia del mal. Por eso, hay que  presionarlos.  Muchas veces dudo de nuestra eficacia y siempre acabo pensando que la única solución es separarlos del poder.  ¡Porque están atornillados  en él!
Cuaresma es tiempo que los que son responsables de la Iglesia (obispos, sacerdotes, religiosos, laicos)  presentemos  maneras diversas de purificarnos con creatividad.
Esto exige un análisis de la persona, de la familia, del barrio, de todo el Paraguay y, entre todos en grupos, hacer la limpieza moral, social, política. Y, todo ello, en un  sentido positivo con mucha esperanza y una mayor confianza en un Dios que está con nosotros.
El articulo de mañana es “Avenida Costanera, que  impida  inundaciones”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada