viernes, 5 de diciembre de 2014

EL PROBLEMA DE LOS PEQUEÑOS AGRICULTORES


Cuando hablamos de la Reforma Agraria que necesita el Paraguay siempre ponemos un ingrediente de ella: el crédito para poderse sostener el campesino durante el crecimiento de su cosecha,  crédito que también le ayudaría en caso de un desastre.
Ambas cosas no son de extrañar porque en una Reforma Agraria Integral, tanto el campesino como el Estado forman una entidad y a los dos les conviene tener éxito.
Pero, en el Paraguay no existe una Reforma Agraria  y entonces ocurren casos como la actual siembra de chía.
El Ministro de Agricultura con una cierta inconsciencia o desconocimiento  o apostando con ligereza por un mercado externo que, por cierto, no está en sus manos el dominarlo, aconsejó a pequeños productores de diversos departamentos a que sembraran chía por el buen precio  internacional que tenía este producto.
Y los pequeños productores le creyeron y sembraron chía.
Lamentablemente el precio internacional de la chía bajó hasta una cuarta parte de lo que se pensaba. Y hoy esos campesinos están en la ruina y con el peligro de perder sus tierras al no poder devolver las deudas.
El Ministerio con Hacienda y el Gobierno se niegan a darle la ayuda que necesitan. Y llevan ya varias semanas cerrando las rutas y denunciando este abandono del que también tiene parte de culpa el Ministro.
Paralelamente hace meses se dio un millonario subsidio en dólares a las empresas de colectivos del Área Metropolita y hace días a los accionistas de la azucarera de Iturbe, pero se les niega estos pequeños productores.

En  el fondo en problemas como este de la chía aumenta la sospecha de que este gobierno no es del Pueblo, para el Pueblo y con el Pueblo. Es de la oligarquía sojera, ganadera y multinacionales. Algunos dicen que también de la mafia. Si esto último fuera verdad  nos estaríamos acercando la situación de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada