martes, 23 de diciembre de 2014

EL DESCUBRIMIENTO DE LA FE LIBERADORA, LA MISIÓN DE LA UNIVERSIDAD EN EL PARAGUAY

QUIERO CON ESTOS DOS ARTÍCULOS RENDIR UN HOMENAJE A IGNACIO ELLACURÍA Y A LOS CINCO COMPAÑEROS JESUÍTAS ASESINADOS  EN EL SALVADOR, Y A LA COCINERA DE LA COMUNIDAD Y A SU HIJA, ASESINADAS TAMBIÉN PARA QUE NO HUBIERA TESTIGOS,  HACE 25 AÑOS EN LA MADRUGADA DEL 16 DE NOVIEMBRE.
-------------------------------------------------------------------------------------------


              EL DESCUBRIMIENTO DE LA FE LIBERADORA

El término “liberación” estuvo de moda durante las dictaduras. Nos teníamos que liberar de aquello faraones de Egipto. Ahora los dictadores parecen que se fueron (aunque de cerca  sentimos sus ganas de volver) y estamos en el paso siguiente. Después de “liberarnos”  viene realizar el “cambio”.
Ignacio Ellacuría  vivió en la época cuando nació la Teología de la Liberación.
“La Teología de la Liberación que ha introducido en la Iglesia el tema de la liberación, lo ha descubierto fuera de ella misma y fuera de la Iglesia, al menos en un primer momento. Y  no tanto de la escucha del clamor de los pueblos y de las clases oprimidas, sino en los movimientos sociopolíticos de liberación, que habían recogido efectivamente ese clamor y lo habían articulado en distintas formas de lucha política”.
“La liberación es por lo pronto una tarea histórica y dentro de la historia, una tarea socioeconómica.  Esa era la demanda y a eso había que responder.  No era pequeña la exigencia ni fácil la respuesta. En el elemento estructural histórico de los socioeconómico se debatía en gran parte el destino del mismo hombre y de la humanidad”.
“No se trata de que la Iglesia sea o no una fuerza política, que  entre  en colisión con otras fuerzas políticas, pues la Iglesia  nunca debería de ir en busca del poder político. Se trata de que la Iglesia fiel a su misión, promueva la salvación integral del ser humano, salvación que en su integralidad tiene una dimensión política”.
Todo eso significa un gran paso adelante. Habíamos entrado en la  Modernidad con un discurso reducido a lo personal.  Como si Dios solamente  se ocupara de nosotros en lo individual.
La Navidad, que acabamos de celebrar, nos ha recordado que la misión Jesús abarca también el cambio de estructuras en la sociedad. El reino de Dios tiene raíces en la HISTORIA.

LA MISIÓN DE LA UNIVERSIDAD EN EL PARAGUAY
Ellacuría fue un hombre de universidad. Diríamos un intelectual orgánico, pensador comprometido con la causa del Pueblo y nada menos que en una guerra civil.
Él considera que la universidad participa en  los procesos históricos de un país para hacer las transformaciones que necesita. Todo  esto sin convertirse en la seccional de un partido político. “En política la universidad debe de actuar políticamente”.
Leamos sus mismas palabras: “La forma específica en que la universidad debe de ponerse al servicio de todos es dirigiendo su atención, sus esfuerzos y su funcionamiento universitario al estudio de aquellas estructuras, que por ser estructuras, condicionan para bien o para mal la vida de todos los ciudadanos”.
“Debe de analizarlas críticamente, debe de contribuir universitariamente a la denuncia y destrucción de las injusticias,  debe de crear modelos   nuevos para que la sociedad y el Estado puedan ponerlos en marcha. Insustituible la labor de una universidad  en su servicio al país.”.
“De esta orientación se aprovecharán además estudiantes y profesores, al vivir en una universidad que, al ser lo que debe de ser,  ofrece una tarea crítica y creadora, sin las que no hay formación universitaria”.
¿Con todo lo que nos ha escrito sobre la universidad qué pensaría Ellacuría sobre las universidades “garaje” creadas por parlamentarios o comerciantes para vender títulos a partir de una asistencia los sábados por la tarde?
¿Cómo catalogaría la intromisión en los centros de estudiantes de la UNA de políticos que van a ganarlos como trofeo de caza para su  partido?
¿Qué diría de  nuestras universidades caras que están al margen total de la realidad del Paraguay?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada