martes, 22 de julio de 2014

NECESITAMOS LÍDERES DEMOCRÁTICOS




Nuestro Paraguay tiene dos urgencias: una mayor conciencia crítica en la sociedad ante la realidad y la existencia de líderes democráticos.
Comencemos  por esto segundo.
Sintetizando,  el liderazgo tiene como cinco causas en su origen.
El  líder que tiene un poder debe nacer de otro poder. Por ejemplo,  del poder de un partido político que necesita en su organización quienes le den presencia e influencia.
Puede nacer del poder económico  propio de una persona, importante por el capital que posee. Aquí también  se cumple  lo anterior. Se necesita compartir este poder con otros para hacerlo crecer.
De  unas circunstancias extraordinarias, políticas,  sociales o culturales, pueden brotar líderes que las coordinen o hagan triunfar.
Desgraciadamente existen para el mal un llamado grupo de líderes informales. Son los líderes mafiosos de la droga o aquellas personas osadas que en la delincuencia adquieren notoriedad, poder y mando
Finalmente existe otra fuente de liderazgo: la gran capacidad de personas que con una gran preparación sobresalen y se hacen indispensables.
De orígenes tan diversos, ¿cuáles son los líderes que queremos en el Paraguay y no abundan?
Solamente los líderes democráticos. Aquellos que  no dominan sino sirven. Aquellos que hacen crecer a los demás. Aquellos  que se comprometen, olvidándose de su propio provecho.
Añado otras algunas  cualidades que son necesarias en todo líder democrático.
Debe de pertenecer al grupo de personas que lidera. El líder externo, ayuda por poco tiempo, pero no acompaña en el largo camino. Debe de ser humilde y creíble. Hay cualidades naturales al líder como la capacidad de entusiasmarse con sus ideales y de entusiasmar a los demás. A esto llamamos tener “carisma”. Además, el líder necesita tener una barra de hielo en la cabeza y un volcán en el corazón. Poseer paciencia esperando los resultados. Querer mucho a su Pueblo. Y algo indispensable: saber renunciar cuando no sea necesario o la edad disminuya sus fuerzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada