miércoles, 9 de julio de 2014

LA INUNDACIÓN Y LA EXPO




Sufrimos la inundación y conocemos la EXPO que todos los años se tiene por esta época.
Tenemos la presencia de la pobreza más grande a la vista de todos en nuestras calles. Y, pronto, se inaugurará la gran exposición agrícola ganadera de aquellos que siendo el 2% de la población poseen el 80%  de la tierra.
Los olvidados y los favorecidos. Y a cada unos les voy a hablar de los otros.
Compatriotas inundados: los que aparecen en la EXPO son los ricos del Paraguay. Los dueños de la tierra y de la plata. Aquellos que  con sus fumigaciones les han hecho huir de vuestro valle para que se refugiaran en los Bañados. Les digo todo esto no para que los odien, porque hacer esto no es cristiano. Pero, sí para que no les tengan miedo. Son seres humanos como Uds. También con sus penas y sus alegrías, sus miedos y sus sueños. Personas que como todos tenemos un tiempo fijado de vida y después hemos de irnos dejando todo. Ellos mucho, muchísimo. Uds., poco. El gran favor que pueden hacerles es presionarles a que abran los ojos y con su riqueza hagan desaparecer la pobreza. Si lo hicieran entrarían por la puerta grande del cielo.
Compatriotas de la EXPO: les presento a los empobrecidos del Paraguay, aquellos que la mayoría de Uds. solamente han visto desde arriba o de lejos. Hoy los tienen viviendo en campamentos en las plazas o calles de Uds. Les quiero acercar a ellos y no les tengan miedo. Se alegrarían si Uds. los visitaran en las cuatro maderas terciadas donde hoy mal se reguardan de la lluvia y del frio. Les van a convidar a un rico mate. Por favor, ayúdenles a vivir con las cosas esenciales para un ser humano y aún  más. En el cielo serán los mejores abogados que vayan a encontrar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada