jueves, 8 de mayo de 2014

LO IMPORTANTE ES LA MANERA DE SER PAPA




Alrededor del papado hay por supuesto muchas afirmaciones e interrogantes. Y  es la realidad del personaje religioso moderno de más influencia y atracción.
Afirmaciones e interrogantes sobre  su puesto de influencia en el mundo de los que creemos en Jesús. Esta es la cuestión de fondo.
Pero, está muy unida a la manera  de cómo ser papa.
En la Historia hubo una actitud de crecer, aislándonos de los otros y mirando al pasado. Hubo, también otra de apertura como la de Juan XXIII.
Y, en este sentido, la manera de actuar del papa Francisco está abriendo horizontes nuevos sobre un modo también nuevo de vivir el ser papa, que influirá grandemente en su puesto dentro de la comunidad universal cristiana.
Actos humanos, antes ausentes por un boato que los silenciaba. Apertura a los que antes eran castigados o simplemente olvidados. Insistencia en la preferencia de Jesús por los pobres y condena de las causas de su aumento numérico en el mundo.
Sobre todo, su insistencia de salir de las  iglesias y hacernos presentes allí donde se acumulan las gentes para comprenderlas mejor y poderles, desde dentro,  hablar de la Buena Noticia de Jesús.
Una actitud del papa Francisco que deja de ser proselitista para convertirse en servidora. Lo importante no es crecer en los dividendos de los nuevos adherentes que se  nos unen. No somos una empresa de lograr adeptos.  
Somos  un puñado de sal, una luz que alumbra, una levadura dentro de la masa que, unidos a otras sales, luces y levaduras nacidas de otras diferentes fuentes, queremos y luchamos, unidos todos, por lo mismo: un mundo con una vida humana más digna, donde quepamos todos equitativamente.
La oración de los creyentes, y el deseo de  nuestros compañeros no creyentes, es que sigamos adelante en esto todo lo que se pueda.
Habrá   quienes se opongan pero nuestra esperanza es intocable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada