viernes, 2 de mayo de 2014

EL VERDADERO SINDICALISMO





Paralelo al inicio de la época industrial  y ante las condiciones inhumanas de trabajo asalariado comenzaron las protestas. Al ser consideradas ilegales, las represiones, en algunos momentos, llegaron a la pena de muerte.
Pronto surgieron los sindicatos que mejoraron las condiciones laborales, grupos de obreros que se fueron organizando. De ellos nacieron los sindicatos.
Actualmente estas ventajas sociales, conseguidas con tanta lucha, han ido desapareciendo. ¿Por qué?
Ciertamente porque el sistema capitalista, ha encontrado siempre el modo de salir de sus grandes crisis. Y  ello a costa de las  conquistas laborales.
Paralelamente también  existe  como una crisis grande del sindicalismo que  en muchas  ocasiones no representa a la clase  obrera. ¿Causas?
Han reducido  su lucha al grupo de  los sindicados y  abandonaron a los otros, sean obreros de la economía sumergida o simplemente sin trabajo.
Otras veces, han caído en una burocracia esteril, llegando a componendas con la patronal.
Finalmente,  se convirtieron en fuentes de poder en los  conflictos laborales. Y este poder ha invadido  el corazón de los que fueron grandes militantes y que ahora eternizan  sus períodos de mando, impidiendo  que nuevos    sindicalistas   aporten   una responsabilidad nueva para tiempos   nuevos.
Todos estos males llevan siempre a una misma conclusión. Los grupos de sindicalistas se llaman “centrales” pero en  realidad debieran de titularse “partes”, pues todos andan divididos. La consecuencia es la falta de fuerza ante una patronal, cada día está más unida por sus intereses de clase.
Un militante sindicalista  uruguayo  me contaba que así estaban ellos en el Uruguay en la década del 90 y que, en el 2014,  solamente existe una Central Obrera en donde caben todos porque supieron salir de los males que nosotros todavía tenemos. La estrechez de horizontes, la burocracia que esteriliza y la corrupción en el poder.
Actualmente nos llevan casi  veinte años de adelanto, diferencia que irá aumentando si no somos capaces de cambiar ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada