miércoles, 2 de abril de 2014

SEGUIR LA HUELGA DE HAMBRE INDEFINIDAMENTE







Al acabar el martes el acto que llenó el Aula Magna de la UCA para tratar el tema completo de Curuguaty, me entregaron una carta de los cinco campesinos  en Tacumbú que ya llevan 48 días de huelga de hambre. La copio textualmente a continuación con un sentimiento de solidaridad hacia ellos y de indignación hacia la indiferencia de los presidentes de los tres poderes de nuestro gobierno.
Esta carta es el preludio de un desenlace que puede costar varias vidas humanas.
La carta lleva la fecha del 1 de abril y dice la siguiente:
“Desde la cárcel de Tacumbú nos dirigimos a todos/as  para poner en conocimiento de nuestros compatriotas, familiares, abogados y a las autoridades nacionales, la decisión de seguir con   nuestra huelga de hambre indefinida.
A pesar de que ya sentimos fuerte la debilidad de nuestro cuerpo, volvemos a pedir que ya se resuelva la titularidad de las tierras de Marina Kue y nuestra libertad.
Nuestra decisión está firme y junto a todo el Pueblo seguiremos nuestra lucha hasta el final.
Si uno de nosotros muere, el estado paraguayo y la familia Riquelme serán responsables ante Dios, nuestro Pueblo y la Historia.
Reiteramos que no levantaremos la huelga de  hambre indefinida si no se resuelve la titularidad de la tierra y nuestra libertad.
Marina Kue, Pueblo mba´e.
Y firman los cinco presos políticos: Arnaldo Quintana, Rubén Villalba, Felipe Benitez, Adalberto Castro y Néstor Castro”.
Como cristiano digo públicamente que ha llegado la hora de las definiciones. Diez días más y estos compañeros no existirán o están en coma irreversible que les llevará a un desenlace  fatal.
Hago culpables al Presidente de la República, a la Corte Suprema de Justicia y al Presidente del Congreso. A los tres poderes hemos  visitado y explicado la gravedad.  Si mueren estos compañeros deben de caer los tres y ser enjuiciados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada