jueves, 10 de abril de 2014

PERDIMOS UNA BATALLA, GANAREMOS LA GUERRA






El  miércoles con 22 representantes de la sociedad, familiares de los presos de Marina Kue  que hacen huelga  de hambre y miembros de la Articulación Curuguaty, asistimos en Saltos de Guairá  a una audiencia con los tres jueces que van a juzgarlos, el fiscal Jalil Rachid y los dos defensores de los campesinos.
Les presentamos la petición de prisión domiciliaria para los cinco a cambio de dejar la huelga de hambre donde ya llevan 55 días y la firma como fianza de las 22 personas.
El fiscal Rachid de opuso terminantemente a esta medida, y los jueces, después de hacernos esperar tres horas, le hicieron caso.
Una vez más salimos convencidos de que este caso no es jurídico, sino político. Con la absolución de estos campesinos inocentes caen el “golpe”, el intruso Federico y los planes de Cartes para ser Presidente.
Conociendo a nuestra in-justicia no esperábamos un resultado totalmente positivo para los cinco, pero tampoco este totalmente negativo para todos ellos.
Personalmente creo que se equivocaron totalmente. La medida que tomaron se les va a volver contra ellos, en cuanto muera de hambre  el primer campesino de Marina Kue. Por inhumanidad  deben de ser recusados los tres jueces, el Fiscal Rachid, su mentor el Fiscal General de la República y la Corte Suprema de Justicia ,que avala todo esto.
El Pueblo masivamente se encargará de llevar todo esto a cabo.
Y como Pueblo nos encontramos ante la triste realidad de que pronto morirá uno de estos campesinos, “héroes de la Patria” como los llamó acertadamente el P. José Luis Caravias el martes último en la gran manifestación de los religiosos y religiosas del Paraguay ante el Hospital Militar.
El fanatismo de los tres jueces y del ya denigrado fiscal no quisieron  o no pudieron, por orden superior, dar una medida de prisión domiciliaria que era la salida más humana y efectiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada