lunes, 28 de abril de 2014

MI PAPA PREFERIDO



                                 
Edito estas reflexiones escritas por Frei Betto en el año 2005.
“Un Papa  que, entre el derecho a la vida y la ley,  opte por el primero. Que denuncie a los ricos que oprimen a los pobres y les haga devolver el cuádruplo  cuádruplo de  lo que robaron.  Que tenga la osadía de decir  al hombre rico que desde joven cumple todos los mandamientos “Te falta tomar partido a favor de los pobres”.
Prefiero un Papa que defienda a las mujeres adúlteras del moralismo exagerado  y que no se escandalice si junto a una  fuente   encuentra a una  mujer, que está viviendo con su sexto hombre. Que cuando ella se les acerque para darle de beber, en vez de censuras, llene su corazón voraz del amor de Dios.
El Papa de mis sueños adopta como símbolo de su fe, el pan y no la cruz, y hace del compartir la comida y la bebida un sacramento. Y que prefiere la compañía de los pecadores a los supuestamente santos.
Prefiero un Papa que se atreva a condenar a los infiernos a un rico derrochador y enviar a los cielos a un pobre mendigo lleno de llagas. Que bendiga como legítima la invasión de un  sembrado de trigo por quienes tienen hambre y que critique a los acumulan tierras sobre tierras.
Ruego que un día se  os sea dado un Papa capaz de hacer de la Iglesia luz en el mundo, sal en la comida, levadura en las masas y en donde prevalezca el amor sobre la disciplina la misericordia sobre la condena.
Quiero algo muy sencillo: un Papa en cuyo rostro, gestos y palabras e iniciativas se transparente Jesús de Nazaret.
He vuelto al leer después de nueve años este escrito de  Frei Betto y coincido con él.
Y entre todos los Papas el más cercano a esta utopía es el Papa Francisco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada