lunes, 7 de abril de 2014

LA DOCTRINA DEL SHOCK


Parte de unas experiencias psiquiátricas en el Canadá en el año 1951, primero con voluntarios  y, al huir estos,  con enfermos obligados.

Se trataba de aislarlos de todo lo sensible de modo que se sintieran  solos, desorientados, llenos de miedo y en crisis.  Y aprovechar esta ocasión crítica para trabajar en ellos de modo  que se lograra cambiar su psicología.

Todo ello era una impresión tan fuerte que se creaban un antes y un después. Y en esta ruptura se les presentaba ideas, planes, visión de vida, decisiones para que fueran aceptadas.

Todo esto fue luego  multiplicado en la “Escuela de las Américas” en los EE.UU. por donde pasaron miles de militares de policías de América Latina para ser entrenados en métodos de tortura. Por supuesto, varios centenares de paraguayos de la dictadura. Y sustentados por los Chicago’s Boys de Dr. Friedeman.

Toda esta técnica psiquiátrica ha sido  empleada también  en el campo político en Chile de Pinochet y en el económico en varias naciones.

Todo esto lo puede leer en el libro con ese nombre de Noemí Klein. Y de una manera más fácil en el documental de esta autora “la doctrina del shock”, que lo puede encontrar en Google.
El abogado Vicente Morales intentando ingresar al Hospital Militar a ver a sus defendidos.
¿Por qué escribo todo esto? Muy sencillo. El traslado forzado de los cinco  presos de Marina Kue presos que hacen la huelga de hambre al hospital militar, el aislarlos, el infundirles miedo  a punta metralleta o fusiles, el maltrato verbal, la prohibición de visitas de todos los seres queridos y compañeros (últimamente se redujo a media hora  con muchas  restricciones) me recuerdan mucho la doctrina del shock,  por supuesto “a la paraguaya”.

Quiero expresar la más enérgica protesta de muchas personas al enterarnos de todo esto y acusamos públicamente al Presidente de cualquier daño y sufrimiento que reciban esos compañeros ya en sus 53 días de huelga de hambre de los militares de ese hospital.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada