viernes, 11 de abril de 2014

LA BOMBA SOCIAL DE TIEMPO





Terminaba un artículo: “Es necesario que el  gobierno  comprenda  de que en el Paraguay, a juicio de los sociólogos, una bomba social de tiempo ya está armada”.
Y hay muchas causas de ello. La pobreza crece y el hambre en los Bañados, asentamientos  e interior aumenta. En estos días el gobierno deja morir de hambre a cinco campesinos de Marina Kue. Personalmente con otras personas hemos visitado a las más altas autoridades y todas, como Pilato,  se lavaron las manos.
Y esto escribo no para meter miedo a nadie. Es una realidad social que poco a poco va creciendo.
De hecho ya ha explotado en demasiadas naciones con la consiguiente pérdida de culpables e  inocentes, destrozando las conquistas de muchos años. No olvidemos que todos, justos e injustos, vamos en la misma canoa en cada nación o territorio. Y es un engaño pensar que los poderosos se vayan a salvar.
Elementos de esta bomba social.
Lo primero es la violencia que han ejercido desde arriba  sobre el Pueblo los que han tenido desde hace años el poder político y económico.
Violencia desde arriba que ha tenido  muchas formas desde el engaño de las promesas en las campañas hasta compra de elecciones, para seguir después tomando medidas al margen de la pobreza del Pueblo que veía cómo los que tenían poder se enriquecían. Esto ha causado frustración, ira, rebeldía etc...
Lo segundo, es la ignorancia en que se ha tenido al Pueblo en la educación formal. Pero, sobre todo, en el estado de conciencia dormida  fomentado que no permite darnos cuenta de las circunstancias en las que estamos.
Lo tercero es lo  que está ocurriendo después de esta  victoria de la huelga del 26 de marzo. El gobierno desde los tres poderes ha condenado a muerte a cinco  patriotas, verdaderos héroes, que están en huelga de hambre porque ya no tienen  otro modo de demostrar su inocencia
Repetimos con fuerza,  tienen en sus manos hacer verdadera justicia, pero no les conviene a sus intereses y prefieren  dejarlos  morir, la más grande violencia que puede existir.
Por desgracia, pareciera que esto ya  no les importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada