lunes, 21 de abril de 2014

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!






“La resurrección de Jesús no es recordar un acontecimiento del pasado. Los creyentes celebramos hoy al resucitado que vive ahora entre nosotros llenando  de vida la historia de los seres humanos.
Por eso celebrar la resurrección es entender la vida de una manera diferente. Intuir que el Resucitado está en medio de nuestras  pobres cosas, sosteniendo  para siempre todo lo bueno y lo bello, que tenemos.
Él está en nuestras penas  y lágrimas  como consuelo permanente.
Él está en  nuestros pecados como misericordia que nos soporta y nos comprende y acoge hasta el fin.
Hemos de recuperar este tesoro del Resucitado  y para eso nos puede ayudar la experiencia fundante de las primeras comunidades. Ellas experimentaron la fuerza de la resurrección de Jesús y esta transformó sus vidas. Los primeros cristianos se dejaron “atrapar, fascinar y transformar por el Resucitado”.
La resurrección de Jesús es la manifestación del amor de Dios, que nos salva de la muerte y nos da vida. Porque ya no es  la muerte la que tiene la última palabra. Ha sido vencida y después de ella viene la VIDA en toda su plenitud con el Dios de Jesús.
Ya no necesitamos devorar el tiempo  como si ya no hubiera nada más. Ya no hay que atraparlo todo y vivir estrujando la vida antes que se  termine.  La VIDA es mucho más que esta vida. No hemos más que empezar a vivir.
Y, por supuesto, ya es falso que caminamos solos, perdidos y sin meta.
 Desde la resurrección de Jesús sabemos que  el amor es más fuerte que la muerte. Y vivir  haciendo el bien, comenzando con los  más necesitados, es la forma más acertada de adentrarnos en el  misterio del más allá.
Es tan grande la resurrección que hoy lo  que leen son palabras editadas de un gran teólogo, José Antonio Pagola. Él es mi maestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada