viernes, 21 de marzo de 2014

LA HERIDA SIGUE ABIERTA



 




No hacerlo  sería echarle un  manto de olvido y que la historia futura la analizara y juzgara. Pero este manto no existirá mientras haya seres humanos que sufran en sus personas por culpa de otros.

Lo repetimos todos los  22 sin ánimo de enconarla, pero sí para denunciar que los que la abrieron no la cierran.
Voy a escribir sobre esto  bien claro.
El principal argumento para el golpe fue la masacre de Marina Kue en Curuguaty. Seis policías muertos y  lo achacan al mal gobierno del Presidente. Se calló la posibilidad de que todo pudo haber sido tramado por personas a quienes estorban por su soja las invasiones campesinas y por sicarios pagados por ellas.
Dirán que no hubo tiempo de investigarlo por la celeridad del juicio en menos de 24 horas. Pero, ¿quienes impusieron esta celeridad en el juicio y a quienes convino? Y resulta que convino al partido del que saldría un presidente y al otro partido que, comprado o alquilado, iba a volver al poder.
Todo esto ya pertenece a la realidad y no se puede negar. Pero, ¿por qué entonces se mantiene todavía abierto ese pasado y están acusadas personas sobre las que no hay pruebas?
¿O es que se mantiene este proceso sin pruebas solamente para afianzarnos de que el golpe no fue un” circo” como lo catalogó el abogado Filizzola?
No quiere el gobierno y quienes votaron contra la democracia que se hable recordando el golpe, pero ellos insisten en mantener presos a los que catalogan como los  principales actores  para el golpe. Una acusación  que  ya no se puede  sostener.
Los cincos campesinos arruinando su salud en una huelga de hambre de 33 días, repetida en menos de un año, me obligan a decir públicamente en todos los aniversarios del golpe que este fue más que un “circo”, fue una ruptura culpable de la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada