viernes, 7 de marzo de 2014

EXIGIMOS ANULAR LA ALIANZA APP





Y lo decimos por varias razones.
Porque este tipo de Alianza  nunca ha dado resultado en el Paraguay  y en otras naciones del  mundo.
Porque tal como está concebida esta ley compromete el futuro del Paraguay.
Porque existen otros modos de impulsar el futuro del Paraguay sin los peligros de esta ley de Cartes.
En la historia tenemos un  ejemplo del fracaso de una acción semejante al acabar la  guerra grande.
Carlos  Pastore en su libro “La lucha por la tierra en el Paraguay” habla de la privatización de las tierras públicas  a empresas extranjeras, justificada por Bernardino Caballero y otros políticos de entonces como la única manera de pagar las deudas de entonces por el estado. Leamos a Rafael Barret en “El dolor paraguayo” o “Hijo de hombre” de Roa Bastos.
 Cercano al Paraguay tenemos en Cochabamba un ejemplo de esta privatización. Se la conoce como “la guerra del agua” que provocó el levantamiento masivo d e la población y la expulsión de la empresa privada extranjera.
Dos años después, se tienen “la guerra del gas”, también en Bolivia. El gas  era  exportado  a Chile, dejando desabastecido el  mercado interno boliviano. La reacción popular llevó al cese  del contrato público privado y la dimisión y salida del país del presidente  Gonzalo Sánchez Losada.
Variadas  privatizaciones se dieron en la Argentina que fueron un fracaso: del agua, de la electricidad de Aerolíneas Argentinas, de los yacimientos petrolíferos, correo. Todas fueron nacionalizadas luego a un coste excesivo.
Respecto a la misma ley APP, nos fijamos hoy en el artículo 34. El estado entrega el bien público para que sea enriquecido y mejorado, pero  sale garante de  las ganancias que va a tener la  empresa privada. Si por una seria de causas, aun fortuitas, estas ganancias  no  se dan el estado del Paraguay con sus bienes las tiene que pagarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada