lunes, 21 de octubre de 2013

SUGERENCIAS PARA COMPROMETERSE CON EL PUEBLO



Escribo hoy para aquellos que hayan optado por comprometerse con la suerte de los empobrecidos del Paraguay y  del mundo. Y me inspiro en un  escrito de Frei Betto.

Ante todo el que eligió esta opción ha de mantener siempre viva la indignación cuando vea  cómo se está deshumanizando a alguien.  Así, nunca podrá acostumbrarse a ver un sin trabajo  o  un hambriento.

 “Los pobres  son personas privadas injustamente de los bienes esenciales para vivir. Por eso estamos a su lado. Por una cuestión de Justicia, Solidaridad y de Amor”.

Para eso le va a ayudar mucho la exigencia de tener un modo de vivir acorde a cómo piensa.  Un grado de austeridad grande en la vida  es necesario para comprometerse de verdad con los que nada o poco tienen. La cabeza piensa donde pisan los pies.

Por deber,  criticará muchas veces la falta de humanidad de la sociedad. Pero, nunca  se olvidará de criticarse  a si mismo.  Esta autocrítica sincera y constante es parte esencial de su vida.

Así, poco  a poco, irá creciendo en él o en ella el hombre y la mujer nuevos.

 Esto comúnmente se descuida y no sirven los que tienen dos o más caras. Puede ser un buen militante  pero, al mismo tiempo, ser un mal padre o esposo. O viceversa: ser un buen padre o esposo pero, al mismo tiempo, ser un corrupto político. Y si esto se diera en la realidad, nunca será ni un buen cristiano ni un buen revolucionario.

Seguramente, al acabar de leer esto, Ud. dirá que se pide demasiado. Inclusive, hará Ud. la lista de  los que conoce que se dicen comprometidos y los borrará por no cumplirlo. Y se lo agradezco. Ha sido Ud. sincero.

Y, sin embargo, este es el tipo de hombre o de mujer que necesitamos. Para serlo hay que prepararse pero que muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada