viernes, 11 de octubre de 2013

LOS TRES PODERES



Vamos a llamarlos popularmente: poder del Estado, poder privado y poder de la ciudadanía. Curiosamente  casi nunca los veo juntos.

El Estado una vez posicionado se cree el poder absoluto.

Sin embargo disimuladamente, para que no se transparente demasiado, lo vemos mirando de soslayo al poder privado. Lo cual no es de extrañar porque le ha dado la plata en dólares  durante  la campaña de sus miembros o les ha dado hegemonía sacándolos  en sus diarios, radios  o televisiones.

Luego, está el poder de la ciudadanía. Los dos anteriores  muchas veces lo usan y manipulan. Sin embargo, poco a poco va creciendo.

Con esto último quiero decir que  para que un país marche, es ya necesario que esto tres poderes  se aúnen, sin perder su fuerza o su identidad.

Con todo esto  estoy afirmando que el Pueblo es el soberano. La instancia más importante que da sentido a las demás.

Pero el poder publico nos dirá que ellos son los representantes, lo cual no todos nos lo creemos a pié juntillas.

El poder privado nos dirá que  ellos también son Pueblo. Y nos lo creeríamos un poco más si sus intereses coincidieran con ese Pueblo mayoría casi absoluta al que  explotan o tienen olvidado.

Matizando todo lo que quieran estos hechos, estoy casi convencido de que estos tres poderes tienen que buscar la manera de entenderse.

Curiosamente esto nunca se logrará si el Pueblo mayoritario y soberano  (que no es el poder ni económico ni el político) no lo fuerza presionando. Esto se logrará si ejerce la soberanía que le da la Constitución.

Para eso tiene el Pueblo que aumentar su participación efectiva.

Y este es el problema.

Porque no hace mucho había parlamentarios que dijeron que el Pueblo los elije y que luego los dejara  tranquilos.

Porque todavía no se unen todas las  organizaciones ciudadanas  para tener fuerza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada