lunes, 26 de agosto de 2013

EN MEDIO DE LA MILITARIZACION DEL PAÍS


En medio de la militarización del país, cuando los alimentos suben, y  los salarios no  mejoran, cuando aumenta el número de los que ganan diariamente poco  o nada, cuando la desesperación hace crecer  la delincuencia y las drogas, cuando los  que más ganan, sojeros y ganaderos, se niegan a pagar más impuestos,   hago oración una y otra vez   y estoy como obligado a hablarles y escribir sobre el Reino de Dios.


Jesús, presente hoy en el Paraguay y en estas circunstancias, diría públicamente: “El Reino de Dios está presente en medio de nosotros, unámonos a el porque es una buena noticia”.

El Reino es la voluntad de Dios  que nos creó en la tierra para que fuéramos felices aquí y ahora, como un preludio del cielo.

Al mismo tiempo nos dio la dignidad de ser libres. Y la libertad, por su misma esencia,  bien empleada nos  da dicha. Pero mal empleada nos esclaviza y destroza.

La voluntad de Dios es que no nos durmamos en este “valle de lagrimas”  en que por ambición de poder y de plata, muchos, han convertido al mundo moderno y concretamente al Paraguay.

La buena noticia  es que este deseo de Dios de que seamos felices está ya actuante en medio de nosotros, está luchando en el corazón de muchos conciudadanos, y Dios nos invita que nos unamos a ellos, comenzando por los empobrecidos que son los que  más pronto se van a dar cuenta de esta buena noticia e invitación.

Los políticos  nos hacen promesas, pero no les creamos demasiado. Sirven a sus propios intereses.

La mejora de nuestras vidas, el Reino de Dios que expresa felicidad y ya existe, va a crecer de abajo para arriba.

Y la Fe cristiana se vive  con el compromiso en este Reino de Dios. Esta fue la Palabra y la Vida de  Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada