jueves, 1 de agosto de 2013

EL PAPA SE FUE, ¿Y AHORA QUÉ?


                  Es el título de un artículo de Juan Nepomuceno en Página 12, con detalles y reflexiones muy interesantes.

Dado el  aspecto de Fe de la  visita del papa Francisco  al Brasil, deseo completarlo. Adelanto que ni estuve en Brasil esos días ni tuve demasiado tiempo libre para ver lo que decía  la TV.

El papa Francisco no dijo con palabras  grandes verdades teológicas. Pero, ciertamente  hizo gestos que las expresaron en imágenes.

Se mostró como un hombre sencillo, cercano, alegre, sabiendo disfrutar con todo lo que vivió esos días. Y tuvo la mayor concurrencia de personas.

Fue profundamente humano, en tiempos en que esta humanidad es uno de los valores  más deseados en los tiempos modernos.

 Y todo esto  lo mostró con una insistencia hacia su tema repetitivo: las personas más corrientes, que suelen pasar desapercibidas y especialmente entre ellas los pobres, merecen todo nuestro  respeto. Y una imagen suya sobre este tema valió más que mil palabras.

¿Y, ahora qué?

Pues, mucho y poco.

Poco, pues lo que hizo es insistir en la “puerta abierta” que el día de su elección ya abrió.

Mucho, porque desde entonces y ratificándolo en su visita al Brasil, son millones de católicos que con nueva fuerza se pusieron de pié y comenzaron a caminar para llegar a una sociedad más justa.

Diríamos que  el Papa Francisco hizo lo que debió de hacer, recordándonos la esencia del Evangelio de Jesús.

Ahora nos toca a nosotros el profundizar en ello y “salir a la calle”, sintiéndonos hermanos de todos y con todos, creyentes o no, hacer un mundo más humano, comenzando por lo que menos o nada tienen.

Y las fotos que conservemos de su modo de ser, de sus abrazos, de su sonrisa nos recordarán un “kairos”, o sea el paso de Jesús entre nosotros. Ojalá no lo olvidemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada