lunes, 26 de agosto de 2013

CREACIÓN, FRACASO Y ESPERANZA



Son tres palabras que encuentro relacionadas en un párrafo de  la carta que Pablo de Tarso  a los cristianos de Roma.

“La creación  fue sometida al fracaso, no voluntariamente sino por imposición de otro; pero esta creación tiene la esperanza”. (Rom.8, 20)

Tres  palabras que muestran lo que hoy nos   está también ocurriendo.

Comencemos diciendo que “creación” es  la traducción de un término griego que puede significar “tierra y humanidad”.

Puede referirse a la madre tierra  y, también,  a esa humanidad de hombres y mujeres, que durante siglos la han poblado.

Y, esta creación sufre una doble imposición que la  está destruyendo.

 Físicamente la creación como tierra está comenzando la cuenta de su destrucción. Como esta cuenta es larga, muchos parecen no enterarse y prefieren la inmediatez del goce a plantearse el peligro.  Sin embargo cada día son más fuertes las señales de destrucción, por ejemplo en los cambios climáticos, terremotos y tsunamis.

Humanamente, los hombres y mujeres estamos coexistiendo en un mundo donde todas las diferencias son cada día mayores. Un pequeño grupo se lleva todo y una mayoría se lleva poco o nada. Un dato solamente: las  200 mayores fortunas del mundo acumulan más riquezas  que los 3.500 millones de personas  pobres.

Y este doble mal, esta imposición,  no ocurre voluntariamente ni por  causalidad. Existen causas que las están incrementando.

Curiosamente las causas llegan, cuando profundizamos, a fundirse en una sola.  Es la voluntad de los que ejercen el poder económico y político los causantes de este mal. Y los culpables no son muchos sino una poderosa minoría.

Los podemos llamar el Imperio de los EE.UU. y sus adláteres, el Primer Mundo, el Sistema neoliberal con el capitalismo de mercado etc.…  Varios nombres que ocultan al poder y la plata.

Pero lo principal es otra cosa: tanto mal no nos han robado la esperanza. Otro día seguimos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada