viernes, 26 de julio de 2013

TRATAN DE FORMATEAR LA CONCIENCIA DE LOS CIUDADANOS



El sociólogo Atilio Boron nos recuerda en Alai-amlatina la lección aprendida por los militares norteamericanos después de la derrota en Veit-Nam. Tan importante como el frente bélico donde se mata y muere, es cuidar, en la retaguardia, de la opinión ciudadana en los EE.UU.

Y, en este sentido, ahora tratan de “re-educar” a la población para que conciba las  guerras de rapiña como heroicas cruzadas destinadas a perseguir monstruosos terroristas. Así logran el adormecimiento de la conciencia ciudadana.

Un caso concreto son las campañas selectivas de destrucción con drones en las que mueren un supuesto terrorista y 49 civiles inocentes(Bureau of Investigetive Journalism).Una encuesta del Pew Research dice que en los Estado Unidos  aprueban ya estos métodos el 68% de los votantes republicanos, el 58% de los demócratas y el 50% de los independientes. Contrariamente en el extranjero, rechazan estos métodos en Francia  el 63%, en México el  73% y en Egipto el 89%.

Vengamos ahora al Paraguay.  Aquí  también tratan de formatearnos desde fuera y los políticos nuestros desde dentro.

Se nos viene encima el 15 de agosto un gobierno con un capitalismo de mercado. Esto es lo que más nos preocupa. No el que fueran colorados o liberales. Y este sistema neoliberal, aunque con sus palabras lo ocultan, van a tomar decisiones para bien del 2% que nos domina (ganaderos, sojeros, empresarios y multinacionales, mafias de todo tipo).

Estas decisiones son como el frente de batalla. Pero,  como los militares norteamericanos, también los políticos necesitan “formatearnos” para que aceptemos todo esto.

Y ya comenzaron. Ahora resulta que los pobres son menos en el Paraguay. Ahora aceptan que haya presos políticos (caso Curuguaty) para que,  con el miedo,  no haya más invasiones campesinas. Ahora iban a aprobar el Marco regulador de nuestra energía para que pueda ser privatizada. Y nos formatean por los MCS comerciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada