lunes, 15 de julio de 2013

SI NO TIENE PRUEBAS ¿POR QUÉ NO LOS DEJA LIBRES?


Los doce presos políticos de  Marina Kue (Curuguaty) siguen estando presentes  en el imaginario colectivo del Paraguay.


Las últimas palabras del fiscal Jalil Rachid, confesando  que su prioridad era saber quienes habían matado a los policías, añadiendo poco después que él no podía acusar a ninguno en concreto de los campesinos, porque no tenía pruebas y  que “acusar a Rubén Villalba de haber  matado al oficial Ever Lovera “sería una burrada, son un argumento a favor de los presos.

Muchos ciudadanos discutimos esa “su” prioridad. ¿Por qué solamente investigar la muerte de los policías y no de los campesinos? Hay testigos que dicen haber visto a policías rematando a campesinos gravemente heridos. ¿No aparecieron al día siguiente dos campesinos muertos con heridas en todo el cuerpo y además con dos tiros en la cabeza de arriba para abajo, como de quien está herido en el suelo y alguien lo remata y le da el tiro de gracia?

Además, la policía torturó a varios de los presos, entre ellos   a un adolescente, luego   liberado por inocencia. ¿Por qué éste no investigó esos hechos que va contra la Constitución paraguaya y la Declaración Universal de los derechos Humanos?

En la segunda parte de su declaración, Jalil Rachid confiesa no tener pruebas ni siquiera contra Rubén Villalba al que antes  había acusando especialmente. Si no tiene prueba ¿por qué todavía los mantiene presos y no los deja ya en libertad?

Sinceramente, no comprendo la actitud  de este fiscal, a menos que reciba órdenes firmes  “de arriba”.

 Tampoco comprendo que con estas características sea nada menos  que profesor   de  Derecho Agrario en la Universidad Católica de Asunción quien tanto discrimina   al campesinado? ¿Qué estará pensando, desde el cielo, ese gran profesor, por muchos años  en la UCA, de Ética del Derecho  que fue  el P. Juan de la Vega s.j.?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada