miércoles, 24 de julio de 2013

¿OBLIGADOS A CONSTRUIR EL PARAGUAY QUE NO QUEREMOS?.


Muchos repetimos que nosotros necesitamos y queremos  un nuevo Paraguay. Pero, ¿como será?.


Porque aparecen rasgos de un futuro que no nos agrada.

Pareciera que  se empeñan, desde fuera los EE.UU. y desde dentro los “amos”  en hacer del Paraguay un bastión (modelo fuerte) del capitalismo en la región. Como una cuña forzada entre los países que nos rodean: Argentina, Brasil y Bolivia.

¿Por qué este empeño?.

Primero, porque según ellos es fácil hacerlo. Somos un país de poca población en un extenso territorio. Saben de nuestro aguante y se quieren aprovechar de nuestra pobreza y por lo tanto  de la mano de obra barata de un Pueblo carente de trabajo y con dos millones y medio de empobrecidos. Además ya tienen conseguido lo más difícil: estamos   sometidos a un 2% de la población que tienen todo el poder y casi toda la riqueza.

Segundo, porque geopolíticamente somos un país privilegiado,“el corazón de América”,  para influir política y militarmente  en el Cono Sur.

Tercero, porque tenemos una naturaleza privilegiada en cosas que hoy faltan: energía, tierra,  agua, alimentos, y lo más probable petróleo  y  gas. Añadan que el 60% de la población es menor de 30 años. Somos un Pueblo joven y rico en naturaleza, al que creen fácil de dominar y manipular.

 Tal vez haya sido un poco fuerte en la expresión, pero es necesario que nos duela para reaccionar, porque todo esto que es una realidad.

El modelo neoliberal, en decadencia en todo el mundo por la  crisis de los países ricos,  va a ser reflotado en el Paraguay como un modelo a imitar para los países pobres del Tercer Mundo.

Así  quieren conquistar al Tercer Mundo y, al mismo tiempo favorecer al Primero, porque le daremos materias primas y mano de obra barata, que les ayudaran a ellos para salir de la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada