lunes, 15 de julio de 2013

CUESTIONAMIENTOS A LA JUSTICIA SOBRE LA MASACRE



Diversos  funcionarios del Poder Judicial están presentes juzgando la masacre de Marina Kue en Curuguaty.

 El que mas cuestionamientos de lleva es el fiscal Jalil Rachid. Cito tres ejemplos solamente.

 Escondió e hizo desaparecer pruebas importantes en la masacre. Por ejemplo los casquillos vacíos de armas automáticas, que les fueron entregados. Menos mal que  esta prueba fue grabado en video.

Fue parcial en su  rol de Fiscal. Acusador para los campesinos a los que condenó desde el primer día y defensor de los policías.

El 15  de junio del 2012 a dos menores de edad, un joven y la compañera de Rubén. Por  su edad  no son imputables y a uno de ellos lo torturó.

Además  presionó a los para que declaran contra Rubén Villalba con la promesa. Una de las presiones era al joven para que declarara que Rubén le quitó las llaves de su moto, impidiendo así que huyera de la invasión. Resulta que ese adolescente no tenía moto.

Todos estos cuestionamientos recaen también y con mayor gravedad sobre el Fiscal General del Estado, que sabiendo el mal desempeño del Fiscal Jalil Rachid, no lo apartó del cargo.  Este Fiscal General  sin duda para todo esto debió de estar sometido a la política partidaria. Esta es una grave  acusación.

A esto se añade la interrogante de por qué deja continuar esta causa sin haberse decidido antes si las tierras eran fiscales  o privadas. Pareciera que tiene prisa para no dejarle este problema al Presidente electo Cartes.

En todo esto último son, además, culpables la jueza que lo permite y la Corte Suprema de  Justicia que lo aprueba.

Como telón de fondo, cito a la Comisión de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que  después de escuchar a los representantes del Estado, que estuvieron en Ginebra presentes, les recomendó que la investigación d e la masacre fuera “objetiva e imparcial”.

Hasta ahora no se hizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada