jueves, 30 de mayo de 2013

EL 89 NO LLEGÓ AL PODER JUDICIAL



Hace pocos días  la Justicia daba a conocer la sentencia condenatoria para un preso que estaba en Tacumbú. Lo terrible era que ese preso hacía doce años que había fallecido, después de años de cárcel y sin conocer su sentencia.   

 Últimamente un persona importante en la economía y con intervención fuerte en la historia del Paraguay, en un momento de enojo  por no haberse  actuado a su favor  en la indagación fiscal, le echó en cara  a un  personaje que le había dado 100.000 dólares, que incluía un reloj de 15.000 dólares, para salir favorecido en una causa.

Dos ejemplos de la in-Justicia que soportamos.

Pareciera que el 89 no haber  llegado todavía al Poder Judicial.

Me fijo hoy en tres de sus aspectos negativos.

 Primero, en el no cumplimiento en los plazos procesales. El Código Procesal da de plazo para una sentencia de 40 a 60 días.  Esto nunca se cumple. Y el insistir en ello es una de las hipocresías de la Justicia.

 Segundo,  la falta de responsabilidad, salvo honrosas excepciones, de los funcionarios y cuanto más  alto, peor. Estos no fichan sus entradas y salidas. No existe la emergencia para quedarse horas extras. No saben tratar a los humildes.

Tercero, falta el control d e la gestión judicial. Los casos de faltas son pasados por alto y no se  castigan. Algunos  Jueces y Fiscales siguen en sus puestos, aunque no los merezcan ni den señales de cumplirlos a cabalidad.

El 1989 es una fecha histórica, cargada de simbolismo. Sintetiza las luchas, prisiones, torturas muertes y desapariciones de los mejores del Paraguay  durante la  dictadura, por el solo hecho de querer Justicia.

El Presidente Rodríguez quizás la adelantó para bien de los negocios de unos pocos. Pero, instauró la Democracia en el Paraguay.

Repetimos: pareciera que el 89 no haber llegado todavía al Poder Judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada