miércoles, 13 de febrero de 2013

YA SABEMOS LO QUE OCURRIÓ EN CURUGUATY



        
Por lo tanto nada ya de preguntarnos  “¿Mbae piko  oiko Curuguatype?” y decir públicamente que “Ya lo sabemos” y exigir que se actúe de acuerdo a ello.

Sobre  Curuguaty  mentes bien retorcidas, que quizás pretenden hacer el rekutu en el Congreso,  con el amparo de empresarios sojeros y del extranjero, idearon y llevaron a la práctica una masacre que no tiene nombre.

Desde entonces en Curuguaty han muerto 18 personas y esto sirvió de causal mayor para la destitución del Presidente Lugo y  la interrupción de la Democracia.

Además están presos en las penitenciaría de Coronel Oviedo y Tacumbú: Dolores López (embarazada), María Fani Olmedo (embarazada),  Rubén Villalba, Felipe Balmori, Arnaldo Quintana Paredes,  Adalberto Castro Benitez, Nestor Castro y en prisión domiciliaria Lucía Agüero, Alcidez Ramirez,  Luis Olmedo, Juan Carlos Tillería.

El fiscal  Jalil Richid desde el comienzo se limitó a buscar pruebas para condenar a los campesinos de las muertes y no para esclarecer la verdad. Aceptó solamente denuncias de los policías y no de los campesinos. Por otra parte, pocos campesinos se le acercaron diciendo “Soy testigo porque estuve allí”, pues lo hubiera metido preso.

El asesinato del campesino  Vida Vega en la puerta de su casa , no hace muchos días, fue una verdadera quema de archivo.

  
Los campesinos con prisión domiciliaria tienen necesidad de víveres para reponerse. Recuerden que estuvieron en 58 días de hambre. Dos días más y su salud se hubiera roto.

Hay que investigar si están dando los cuidados necesarios  a Rubén Villalba Y Nestor Castro en Tacumbú por la heridas  de balas recibidas  en el rostro. Actualmente llevan más de 15 dias de huelga de hambre.

Y queremos que, antes de los partidos de la Liga paraguaya de futbol, nuestros futbolistas posaran con el pasacalle “Ya sabemos lo que ocurrió en Curuguaty”. Sería su aporte como paraguayos a la causa del Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada