viernes, 11 de enero de 2013

NO QUEREMOS SER UN PUEBLO DOMINADO



A pesar de ser el mes de enero  un tiempo de vacaciones, noto que por debajo hay una gran actividad referente al futuro del Paraguay. Se buscan alianzas o se rompen y, desgraciadamente, sigue la compra de lealtades o “servicios”. El “Poderoso caballero es don Dineros”  no descansa.

Por eso quiero elevar la altura del medio ambiente con estos artículos.

Existen Pueblos que por su mediterraneidad, su localización al lado de gigantes, su adversidades a lo largo de la Historia , todavía no lograron  aun su plena libertad, aunque en ocasiones estuvieran cerca de  ella. Y este es el caso del Paraguay. Todavía sigue dominado.

Dominación cultural por un fatalismo  inyectado.  Dominación psicológica por un miedo siempre activado. Dominación económica porque  sus poderes siguen siendo comprados por el más rico.  Dominación legal por Tratados  humillantes que son irreversibles. Dominación por un  consumismo exagerado que inutiliza a la juventud.

Y para que no vayan a creer un pesimista crónico, al estar una semana hablando de esto, quiero decirles que puedo tratarlos fríamente y con dureza porque pertenezco a ese grupo grande personas a los que la Esperanza sostiene y da fuerzas.

La Esperanza humana que nace de nuestra persona y nos mantiene siempre activos soñando Utopías.

Y la Esperanza en clave religiosa , cuya Fe en Dios me recuerda continuadamente que El no quiere ninguna dominación sobre ningún ser humano d e ninguna clase.  Y que , además, nos aporta su apoyo a los esfuerzos humanos que ya nosotros hacemos.

La Política, participación del ciudadano para bien de todos, ha de tener altura, tiene que ir al fondo del planteamiento social, y no se debe de empequeñecer y quedar  reducida a la compra-venta de lealtades. Desgraciadamente  en esto queda reducida  la obra de muchos de nuestros políticos con los que reproducimos las series de dominaciones que padecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada