miércoles, 16 de enero de 2013

CULTURALMENTE NOS QUIEREN DOMINAR CON EL FATALISMO



Desde hace  siete meses hemos tenido hemos tenido suficiente causas para que el Pueblo participara masivamente en lo que va sucediendo en el Paraguay.

Curuguaty, el golpe parlamentario Express, Río Tinto Alcan, la entrada de  los transgénicos con la soja  y el maiz, las cuatro huelgas de hambre hasta las últimas consecuencias, los presos políticos de Coronel Oviedo, los miles de millones de guaraníes para los operadores políticos, podían haber reunido en nuestras calles a 30 o 40  mil manifestantes.

Sin embargo, no fue así. La ciudadanía participó , pero en pocos miles. Y conste que han sido muchos los miles de paraguayos y paraguayas que con sus expresiones orales han reprobado  tolo lo anteriormente dicho.  Pareciera que faltó una “chispa” para que el Pueblo se impusiera con grandes expresiones colectivas, pero no se dieron.

Algunos lo achacan al “conformismo”  existente. El famoso “aguante” que deja para mañana el rebelarse contra lo que nos oprime.

Para otros es la simple “alienación”. No se conoce el por qué profundo de lo que nos sucede. Y al faltar esto no se conmueve lo más profundo de nuestro ser.

Pero, existe una causa que cada día influye más y más: el “fatalismo”. El “necesariamente tiene que suceder así”. Y se aducen como pruebas razones engañosas que algunos se las creen.  “Siempre fue así. Somos un Pueblo marcado por la desgracia”. Es que somos inferiores”. Actitudes horribles que hemos dicho  o escuchado muchas veces  y que , ahora, los medios de comunicación nos las inculcan diariamente, apenas amanece  el día.

Las portadas de los diarios con su negatividad en todo. Los noticieros de la TV, verdaderas crónicas sensacionalistas policíacas. Y todas estas cosas los que tienen el poder económico o político nos las proponen como temas de conversación para la jornada.  De este modo, nosotros mismos reproducimos la visión fatalista del Paraguay. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada