lunes, 21 de enero de 2013

CUANDO LA ESPERANZA SE QUEDÓ EN ILUSION




 Hoy hace siete meses que se dio el golpe de estado parlamentario  exprés.

En cierto sentido un golpe  de tipo maquiavélico muy bien armado. Señal de que en su confección y realización intervinieron varias mentes nacionales e internacionales. Muestra también   que el dinero que costó alguien muy poderoso, persona o nación, lo pagó.

Este golpe maquiavélico rompía la unidad , más o menos firme, entre el partido del Cambio y el partido liberal. Debilitaba a  la izquierda. Daba gusto a la megalomanía de un Vice  y llenaba las arcas de su partido. En cuanto al principal protagonista, la ANR, con un bienhechor al que le sobran los millones (nos preguntamos de dónde salieron) la vuelta al poder estaba libre y financiada.

A PQ se le escapó la ocasión de sincerarse ante el Pueblo y lograr su adhesión no votando el golpe. Sin ser necesarios sus votos, votó también.  Sus principios humanistas y cristianos exigían otra conducta. Quizás tuvo miedo por la clase social a que pertenecen algunos   de sus miembros. Tal vez una fuerza, interna o externa,  le pudo más que el sentido común.

¿Y el Pueblo del Cambio, en medio de este “circo” de aquel viernes como se le llamó, en qué falló y qué experimentó?.

Falló en que su esperanza  de la mañana del 22 delante del Congreso no estuvo bien fundamentada y se convirtió en una ilusión que el viento se la llevó.

Pensándolo después de siete meses, nunca el Pueblo debió de haber permitido este juicio amañado y  con sentencia dada antes de que comenzara.  Por supuesto, que tampoco las autoridades elegidas por él. El caso del Presidente Chavez, destituido  y preso , al que la  presión popular  volvió a poner  en la presidencia, da mucho que pensar.

¿Qué sintió el Pueblo aquel  viernes 22 de junio?.

Ciertamente, mucho dolor.

Algún día lo demostrará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada