lunes, 7 de enero de 2013

CONDUCTA FUTBOLERA DE LOS POLITICOS



En un programa de radio un amigo me lo hizo caer en la cuenta. Y me dio el título  de  este artículo.

Ud. figúrese al presidente de un equipo de fútbol. Hombre maduro, dinámico con una gran capacidad organizativa. Con  plata para ser un triunfador.

Una persona que todo lo compra y su éxito está en ello.

Comienza comprando a los jugadores, luego al técnico y a sus ayudantes. Por supuesto, antes ha tenido que ser elegido. Y ganó el puesto porque superó en compra de votos de los miembros del club a su más cercano contrincante. Y, como todavía necesita una o dos barras bravas que animen y den pasión a los partidos, las ha comprado también.

Más todavía, como los planes,  por muy bien que estén hechos, en ocasiones fallan, también tiene un dinerito guardado  estratégicamente para comprar algunos  partidos que le sumen puntos para  un día, cercano  o lejano del año, ser campeón.

Y todo esto en el ambiente local de un partido de futbol. 

Donde 22 jugadores y cuatro árbitros  con los  suplentes y masajistas y pocos más están trabajando. El resto, los dos mil o veinte mil espectadores,  contemplan. No hay lugar para ellos en la cancha, Están pasivos, gritando, riendo o llorando, pero pasivos. Su papel es no participar directamente.

Aplique  lo que he escrito a un candidato a Presidente de la  República o  a senador. Y no se asuste demasiado si descubre muchas  coincidencias.

La primera cualidad en el Paraguay, desgraciadamente, para un puesto de poder (presidente, senador, diputado, gobernador etc.), parece ser  tener plata. Y cuanto más mejor. Y si  tiene mucha,  podrá llegar al puesto que desee.

Si esto es así, ¿qué sentido tiene el estudiar Ciencias Políticas o el militar en la Política años y años?. Y, sobre todo, ¿a quién representa  quien compró los votos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada