jueves, 4 de octubre de 2012

DESPUÉS DEL GOLPE SE INCENTIVÓ EL MIEDO



Y no es de extrañar. Todo golpe es un golpe a la democracia, y con el vuelven las sombras de los regímenes que crea.  La falta de  justificación legal, la suplen con el uso de la fuerza. Y en un golpe que va a durar poco tiempo, hay males  todavía peores . Los que acumulan plata del Estado tienen que darse prisa.   Y las consecuencias las va a pagar  el Pueblo.

Concretamente  el miedo ha aumentado  con los dos mil despedidos. Con la excusa de que sobraban los enviaron a sus casas. Pero , en muchos lugares fueron sustituidos por personal partidario del nuevo gobierno golpista.  Estos contratados  partidarios han creado  problemas de conciencia para  funcionarios del Estado, algunos delos cuales para  no apoyar estas acciones de corrupción a las que les obligaban sus jefes, han decidido renunciar a su trabajo.

También el miedo a una policía corrompida que se presenta  más fuerte y golpeadora.  La criminilización de  la protesta ciudadana, allí donde están más abandonados, se va volviendo insoportable  entre  los campesinos.

Por supuesto, miedo a un futuro desgraciado como el de    una vuelta a los 60 años de  dictadura y transición.  Eso significa  abandonar  los sueños del nuevo Paraguay y retrasaría por años  la mejora del Pueblo.

Y el resultado sería negativo en dos direcciones.  Negativo porque cobraría vidas humanas delos mejores que no aceptarían  ese estado de cosas. Negativo porque los más débiles, que iban despertándose, volverían  d e nuevo a sus casas hasta que vinieran tiempos mejores.

Con el golpe se incentivó el miedo.  Por eso, una de las tareas más importante ahora es fomentar una sana esperanza, bien fundamentada y vivida  en lo cotidiano de cada día públicamente.

El “No tenemos miedo” es una antigua canción de protesta de todos los pueblos que se cantó siempre con alegría. Y nos llenó a todos de esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada