viernes, 3 de agosto de 2012

NO QUEREMOS CONTRATO CON LA RIO TINTO ALCAN


Estamos al comienzo d e la Campaña contra la firma del contrato  de Paraguay con la empresa mundial del aluminio Rio Tinto Alcan. Sus clausulas, que anunció y pretende firmar Federico Franco con el gobierno golpista,  las consideramos tan perniciosas o más para nuestro país como las firmadas por el dictador  Stroesner en el Tratado de  Itaipú.
 

En general, es un contrato a largo plazo (a 30 o 50 años) por lo tanto, si sus términos son negativos,  lo vamos a sufrir demasiado. Con un consumo demasiado grande de electricidad. Electricidad que tiene que  ser subsidiada. Empresa contaminante,  con una cantidad pequeña de empleos. Y que nos convierte en una nación enclave  del aluminio como antes lo fuimos del tanino, la yerba mate, la ganadería y  la soja. Con poco beneficio para el Paraguay y muchas ganancias para la empresa extranjera que lo desarrolla.

Toda la industria nacional que da  322.732 puestos de trabajo consume 1,6 millones de MWh/año. La empresa Rio Tinto Alcan dará solamente  1.250 puestos de trabajo y consumirá de electricidad 9,6 millones  de MWh/año.

El coste real de electricidad para nosotros es de  59,7 US$/MWh. Rio Tinto Alcan quiere una electricidad a 38 US$/MWh. La diferencia la tendríamos que pagar los ciudadanos paraguayos con el aumento de nuestro recibo de energía al mes.
 
La fortaleza  del Paraguay está en nuestra tierra y en los productos y animales y agrícolas,  que subirían mucho de precio si no enviamos al extranjero la materia prima sino productos con valor agregado. Esto significa la implantación de fábricas  Si la Rio Tinto Alcan se llevara la electricidad sobrante toda y actual de nuestras turbinas, no habría energía para esas fábricas nuevas paraguayas.

La firma de este contrato cuyas negociaciones ya han comenzado no es ningún buen negocio para  el Paraguay. Federico Franco será el culpable. Reaccionemos ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada