lunes, 20 de agosto de 2012

MAMMÓN, LA PLATA SEGURA

Tal como está organizado el mundo, la plata (en forma de salario, negocios o guardada en un banco) tiene mucha importancia.
 

Sin embargo podemos distinguir como dos tipos de plata. La que procede del trabajo asalariado, changas o ganada con el esfuerzo sin trampas y la otra plata acumulada  de mala manera.

 Esta última plata, demasiada en cantidad, es de la que un Santo Padre d e la Iglesia primitiva decía “Tanta plata la robaste o la heredaste de tu padre. Si la heredó hay que preguntarle a su padre, y, si este la heredó,  entonces hay que preguntarle al abuelo  “la robaste o la heredaste”. Y si la heredó habría que preguntarles a sus antepasados. Y así llegaríamos a uno de ellos  que ciertamente no la heredó de nadie sino que simplemente la robó en turbios negocios.

Y aquí vienen las palabras de Jesús: “No se puede servir a dos señores: a Dios o a mammón”. Y en arameo esta palabra significa la plata segura por la cantidad o  por estar unida  al poder.

El mammón o plata segura nunca puede ser una bendición de Dios el poseerla, sino más bien convierte en su esclavo a la que la tiene. Es un ídolo. Su templo son los Bancos. Sus servidores los políticos que le vendieron alma. Y solamente logra pena, dolor  y desesperación a los que nada  tienen.  Mammón es el amo de las naciones, contra el que tenemos que luchar todos en nombre del verdadero y único Dios.

El rico pare salir del dominio del Mammón no basta que de limosnas, aunque sean millonarias. Tiene que devolver todo lo que robó. Y cuando muera no se podrá llevar ni un centavo de sus riquezas. Hizo desgraciados con la pobreza a millones de sus conciudadanos. Pero, cuando muera, será el más desgraciado y  para siempre.

1 comentario:

  1. Ah sí? Entonces los ricos son todos ladrones Pa'i Oliva?

    ResponderEliminar