miércoles, 6 de junio de 2012

LOS SENADORES HUYEN COMO RATAS


Una cantidad creciente  de la ciudadanía tiene una larga lista de quejas   contra los diputados y senadores. Y la fuerte aparición de ellas, ciertamente, les tomó de sorpresa. Y ellos lo confesaron y cedieron en el asunto de la supresión de los 150.000 millones de guaraníes  para los  operadores políticos.
 

No creo que en el futuro sea tan  fácil que estos acepten los deseos populares. Y usarán toda clase de medios. Se saldrán de la sala para que no haya quorum,  no pondrán en la lista del día  el tema deseado, decidirán por votación que atrasan su tratamiento por  cinco años etc. Todo para provocar nuestro cansancio y que la ciudadanía deje de presionarles.

Por otra parte la ciudadanía descontenta, va abriendo más  los ojos, crece en número, es capaz de darle la mayor fundamentación a sus reivindicaciones  y  aumenta la convicción de no votarlos más. La organización de las convocatorias es más eficiente y  la comunicación por las redes se multiplican.

Un caso concreto; el martes 5 de junio   la ciudadanía se reunió en masa ante senadores, que estaban sesionando sobre la vigencia o no delas listas sábanas desbloqueadas. Al comienzo todo transcurría como otras veces. Micrófono abierto, himno nacional varias veces, canciones  patrióticas. Un ambiente  enfervorizado, alegre y sin asomo de violencia. 

Después de dos horas se corrió la voz que senadores iban a votar. Y hubo un acercamiento al edificio del senado, inclusive el cruce de la calle hasta a un metro de la Fope.  Cuando los senadores votaron y enviaron hasta el 2015  el tratamiento del desbloqueo de las listas sábanas, los presentes enardecieron y vino todo lo que hemos visto por la TV.

Hay una larga lista de reivindicaciones a diputados y senadores. La intransigencia a ellas de colorados, liberales y UNACE, salvo pocas excepciones, puede repetir las escenas del martes.  Este tipo de clase política parece estar tocando a su fin. Vive alejada del Pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada