miércoles, 2 de mayo de 2012

LOS BAÑADOS AYUDAN AL CHACO INUNDADO


Un porcentaje alto de conciudadanos del  Chaco en los Departamentos de Villa Hayes y Boquerón están bajo el agua, que los inunda por haberse desbordado el Pilcomayo.

Y quienes cada diez años hemos sufrido estas inundaciones  en los Bañados , no podemos quedarnos indiferentes.
Es doloroso al despertarse y poner los pies en el suelo, encontrar que el agua les llega a las rodillas.

Y, con el agua, encontrar a todos los enseres mojados y el suelo y paredes llenos de barro y alimañas. También no saber a donde ir y cuando, por fin, nos llevan a un lugar seco de Asunción tener que soportar la discriminación de otros vecinos que nos miran como invasores.

Y, todavía, en el Chaco  todo esto es mayor y se sufre más por las distancias en kilómetros de una casa a otra.
Repito: en los Bañados de Asunción hemos reaccionado  y existe  organizada una campaña de entrega de víveres imperecederos, ropas, frazadas y  medicinas. Tal vez, no recojamos mucho porque somos pobres. Pero en cada bolsa de medio kilo de arroz o remera que entregamos a nuestros hermanos del Chaco va nuestro corazón.

Invitamos a los conciudadanos de Asunción y ciudades del área metropolitana a que sean generosos en dar. Y en dar no lo que sobra y está inservible.  La solidaridad no es una ocasión de tirar lo estropeado,  es dar aquello que está en buen estado y usamos y  de lo que nos privamos con generosidad por amor al hermano.

Pueden entregar  sus donaciones en las capillas o iglesias o directamente  en Pastoral Social del seminario metropolitano en la avenida Kubischek.

El que dice que ama  a Dios y no es solidario con sus hermanos, es un mentiroso. Si no es capaz de amar al que ve, es mentira que ama a Dios que no ve. Esto leemos en la primera carta de San Juan en el Nuevo Testamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada