martes, 22 de mayo de 2012

LA INUNDACIÓN NO TIENE COLOR POLÍTICO


Hablo de la inundación del río Paraguay entrando en los Bañados. Y concretamente hablo del Bañado Sur. Desde hace  pocos meses se llama esta zona, en el mapa de Asunción, “Barrio San Cayetano”. Su población es alrededor de 16.000 personas.


Diariamente preguntamos  a los que están en la frontera del agua  que inunda y dicen  que está quieta. Lo cual en este asunto significa que poco apoco va bajando. Pero hasta que no pase julio no podremos decir si va a haber o no inundación. Y, además, contando que no haya lluvias torrenciales que acelerara todo. Recuérdese que recibimos sobre nosotros el agua que cae sobre toda la ciudad de Asunción en las  zonas altas cercanas.

Sabiendo todo esto, nos hemos dedicado a recabar datos, si los hubiera,  sobre el color político de la incipiente inundación.

Hemos encontrado algunos síntomas de politiquería partidaria, muy propias de las elecciones que se vienen.

En una zona cercana a la nuestra hemos visto eso que podríamos llamar “caciquismo territorial”. Una persona con cargo político la considera como su territorio para dar preferencia a   mudarse allí a sus correligionarios y cerrarlo a otras personas que no lo sean.

Hay otro dato que nos preocupa más. En otras elecciones se nos convocaba a todos. Y el SEN. Comueda, el ejército  y otras entidades oficiales agradecían que la Pastoral Social, CIPAE y otros grupos y comisiones vecinales del Pueblo, no importando su tamaño, influyeran. Esta vez hemos notado síntomas de que sólo las entidades oficiales toman decisiones. Inclusive nos vienen con aquello de que  “la Municipalidad no iba a admitir a los inundados ni en las veredas, calles, centro de avenidas o plazas”. Alguien preguntó “¿Adonde vamos a ir?”. Y no tuvieron respuesta.

Son indicios solamente, pero conviene que desaparezcan. Con el dolor de las inundaciones no se juega politiquéramente. Y el mismo Pueblo afectado tiene derecho a participar directamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada